"Y plantó Jehovah Dios un jardín en Edén, en el oriente, y puso allí al hombre que había formado. Jehovah Dios hizo brotar de la tierra toda clase de árboles atractivos a la vista y buenos para comer; también en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal. Un río salía de Edén para regar el jardín, y de allí se dividía en cuatro brazos." (Génesis 2:8-10)

  "Y Jehovah Dios dijo: 'He aquí que el hombre ha llegado a ser como uno de nosotros, conociendo el bien y el mal. Ahora pues, que no extienda su mano, tome también del árbol de la vida, y coma y viva para siempre.' Y Jehovah Dios lo arrojó del jardín de Edén, para que labrase la tierra de la que fue tomado. Expulsó, pues, al hombre y puso querubines al oriente del jardín de Edén, y una espada incandescente que se movía en toda dirección, para guardar el camino al árbol de la vida."

(Génesis 3:22-24)

"El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venza le daré de comer del árbol de la vida que está en medio del paraíso de Dios."

(Apocalipsis 2:7)

« El Árbol sefirótico, el Árbol cabalístico de la Vida es un imagen del universo en que Dios habita y que él impregna con su esencia, una representación simbólica de la vida divina que circula a través de todo la creación. Habéis aquí un sistema que permita evitar dispersar en vosotros actividad espiritual. Si usted trabajáis durante años sobre este Árbol sefirótico, sobre el Árbol cabalístico, si lo estudiáis, saborearéis sus frutos, introduciréis en vosotros el equilibrio y la armonía de la vida cósmica. »

« Porque el hombre es un resumen de la creación: el microcosmos, creado a imagen del macrocosmo, es el depositario de toda la memoria del mundo, los archivos del universo están contenidos en él. Estos archivos están también representados simbólicamente en el Árbol sefirótico por la séfira Daath, la Sabiduría. Según los cabalistas, Daath es la materia original, la materia primordial sobre la cual, en el principio del mundo, Dios deslizó su soplo para fertilizarla. Es porque ella es la sustancia de la Creación que la materia es capaz de contener la memoria. Y el espíritu despierta esta memoria rozando la materia como el soplo del viento hace vibrar las cuerdas de un arpa eólica. »

« El Arbol de la Vida es un esquema simbólico que resume toda la ciencia iniciática, las doctrinas de todos los Iniciados. Puede ser comparado con un grano, con una semilla: plantadla, y aparecerá ante vosotros toda la creación con una multitud de criaturas. Este esquema puede concertirse en un instrumento mágico, un pentáculo de los más poderosos. Todo está ahí, todos los principios, todos los elementos, todos los factores con los cuales el Señor ha creado el mundo.

Tenéis aquí un sistema que os ayudará a no dispersaros en vuestro trabajo espiritual. Si lo trabajáis durante años, introduciréis en vosotros mismos un orden, un equilibrio; que os reforzará y armonizará. Cuando dispongáis de un poco de tiempo, reflexionad sobre el Arbol de la Vida, elegid una sefira, concentraos en él e intendad desarrollar las cualidades y las energías que contiene. Tanto si tenéis necesidad de luz, de amor, como de fuerza, de protección, de generosidad, de justicia o de vida... recurrid al Arbol de la Vida: está ahí a disposición de los hijos e hijas de Dios que necesitan alimentarse de la vida divina.  »


Fuente: http://www.hermanosmasones.info

Últimas noticias

De interés..

  • Week

  • Month

  • All

Sidebar 1