La historia une a nuestros dos países desde los años previos a la Independencia. Y la historia une a nuestras dos Grandes Logias, desde entonces, cuando las logias Lautaro gestaron y gestionaron el proceso de Independencia a ambos lados de los Andes.

Desde aquellos tiempos, la vida de nuestras dos instituciones ha tenido como una constante, más allá de todas las peripecias de las relaciones entre Argentina y Chile, el trabajo por la paz, la fraternidad, y la consolidación de los valores republicanos y del laicismo.

Hoy queremos reafirmar esta línea de acción histórica, y dar pasos concretos para cooperar activamente en consolidar la hermandad entre nuestras dos Grandes Logias y facilitar así el camino para una más profunda unión entre nuestros dos pueblos.

Acabamos de asistir al Seminario “Antártica: Sabiduría, Fuerza y Belleza”, organizado en el Instituto Antártico Chileno, aquí en Punta Arenas. Hemos escuchado una vez más a nuestros expertos alertarnos sobre el impacto que el cambio climático está generando en el ambiente natural del Continente Antártico y sus regiones aledañas y sobre las graves consecuencias que se desprenden, no solo para la vida humana y animal en estas regiones, sino también sobre su repercusión en la conformación del clima y las condiciones de vida en el sur del Continente Americano.

Las modificaciones registradas en la Antártica son las consecuencias extremas del fenómeno global que conocemos como cambio climático. Puede haber diferencias al tratar de identificar las causas de ese proceso, pero es difícil poner en duda que, en gran medida, ha sido agravado por la acción del hombre. En noviembre de 2017, en la Conferencia de Colonia convocada por las Grandes Logias de Argentina, Chile, Uruguay y el Gran Oriente de Brasil, nuestros expertos debatieron largamente sobre esas causas y los Grandes Maestros adoptaron la DECLARACION DE COLONIA SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO Y SUS EFECTOS EN LOS PAÍSES SUDAMERICANOS, pidiendo la adopción de medidas urgentes para limitar y paliar los efectos del cambio climático.

Más recientemente, en octubre de 2018, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) publicó un informe especial sobre los impactos del calentamiento global. Ese informe puso de manifiesto que, siguiendo las condiciones actuales, corremos el riesgo de llegar pronto a un aumento de la temperatura media global de 2°C, con un impacto catastrófico en muchas regiones del planeta. Si, en cambio, se pudiera llegar a la limitación del calentamiento global a 1.5ºC, podría reducirse parcialmente ese impacto. Alcanzar ese objetivo limitado requeriría transiciones “rápidas y de gran calado” en el uso de la tierra, la energía, la industria, los edificios, el transporte y las ciudades, y las emisiones netas mundiales de dióxido de carbono (CO2) de origen humano tendrían que reducirse, para 2030, en un 45 por ciento con respecto a los niveles de 2010.

Sabemos que los verdaderos cambios comienzan con la voluntad de trabajar en pro de esos desafíos y somos consientes de que la fuerza de la solidaridad y la fraternidad hace posible grandes logros, por ello, los Grandes Maestros de las Grandes Logias, de las hermanas repúblicas de Chile y Argentina:

  • Expresan su satisfacción por la colaboración establecida por los gobiernos de ambos países en la región Antártica, especialmente después de la creación del Comité ad-hoc sobre Coordinación Política en Materias Antárticas, de la presentación de una propuesta preliminar conjunta para establecer un Área Marina Protegida en la Zona Norte y Occidental de la Península Antártica y de las diversas iniciativas en las que trabajan en común el Instituto Antártico Argentino y el Instituto Antártico Chileno. Y hacen votos para que esa colaboración continúe y pueda ampliarse en el futuro.
  • Reafirman que “es interés de toda la Humanidad que la Antártida continúe utilizándose siempre exclusivamente para fines pacíficos” y, especialmente, para la cooperación científica, no solo en lo referido a la conservación de los recursos sino también para lograr un acabado conocimiento  de los factores que inciden en el cambio climático.
  • Sostienen la necesidad de alcanzar compromisos para proteger los glaciares antárticos, asegurar que no se permitirán operaciones comerciales de extracción de minerales y que se dispondrán medidas para limitar el turismo a la Antártica dentro de un marco sustentable.
  • Reiteran el llamado a la comunidad internacional para que se establezcan políticas que reflejen la responsabilidad de los Estados en el control de las emisiones que están en el origen del cambio climático en cualquier parte del mundo, puesto que se trata de un grave problema de alcance mundial frente al cual ningún Estado puede marginarse.Asumen la responsabilidad de trabajar con los integrantes de sus respectivas Grandes Logias en la promoción del cambio cultural indispensable para intentar superar las pautas de consumo y comportamiento que están en el origen del problema climático; y de
  • Fomentar el intercambio de experiencias del trabajo masónico que busquen mejorar la condición de sustentabilidad de sus respectivos países.   

 
Sebastián Jans Pérez
Gran Maestro de la Gran Logia de Chile

Ángel Jorge Clavero                                                      
Gran Maestre de la Gran Logia Argentina de Libres y Aceptados Masones


Fuente: https://granlogia.cl

Últimas noticias

De interés..

Sidebar 1