El 19 de febrero de 1922 se funda la Gran Logia de la Republica de Colombia en la ciudad de Bogotá, por las Logias Propagadores de la Luz N° 53 y La Luz de Girardot N° 59, ese día se eligieron las Grandes Dignidades y Grande Oficialías, encabezando estos cargos estaban el Gran Patrono Q.·.H.·. Benjamín Herrera, M.·.R.·.G.·.M.·. el V.·.H.·. Arturo Pardo Morales y el V.·.H.·. Diputado Gran Maestro Martín Camacho Franco, y con ellos se concretaba un trabajo enorme por traer la masonería al interior del país y con ella vientos de renovación y progreso.

Desde hacer 97 años la Gran Logia de Colombia ha sido el reflejo de una Colombia en permanente cambio y autodescubrimiento. Su nacimiento se da en medio del clima de incertidumbre después de tantos años de guerras, el contubernio estado – iglesia que sembraba desde los pulpitos el candidato de su interés.

El que se fundara una Gran Logia no fue bien recibido por la curia pero el trabajo del General y Gran Patrono de la Masonería Q.·.H.·. Benjamín Herrera permitió que en el seno de las logias agrupadas bajo la Gran Logia de la Republica de Colombia los pensamientos liberales tomaran fuerza.

Fue en la Gran Logia de la República de Colombia donde se comenzó hablar de reformas al sistema electoral, reivindicación de los derechos de las mujeres casadas, y se puso en la palestra pública los desarrollos no solo filosóficos sino tecnológicos que se estaban presentando en el mundo y a los cuales Colombia había estado ajena por una política de estado en favor de la superstición y el poder adoctrinador de la elite eclesiástica.

En estas nueve décadas la Gran Logia de Colombia se ha trasformado, hoy somos más de 40 logias las que nos reunimos para mantener vivos los ideales que motivaron a todos esos masones a superar sus diferencias y unir sus esfuerzos por un fin mayor, el progreso de la humanidad.

Los retos en el fondo son los mismo hoy que hace noventa años, y hoy como ayer la Gran Logia de Colombia con sede en Bogotá se yergue como un faro de esperanza para los más necesitados, para aquellos que sueñan con un sociedad donde primen la igualdad, la fraternidad y la libertad.

Mi invitación mis QQ.·.HH.·. es a que retomemos el ejemplo de nuestros fundadores, que estemos a la altura de nuestro momento histórico, para ser los constructores de un mundo mejor, pero eso sólo lo lograremos si podemos visitar el interior de nosotros mismo y rectificar para encontrar la piedra cubica de la fraternidad, la cual se fundamenta en el respeto y los más altos estándares éticos y morales.

Miremos hacia el futuro y pensemos que cuando se cumplan 180 años de nuestra fundación que dirán esos masones del mañana, que nos sobrepusimos a todo y dimos ejemplo de fraternidad y filantropía en acción, o nos consumimos por los egos en luchas internas que no suman y si restan.

De interés..

  • Week

  • Month

  • All

Sidebar 1