Filantropía.

La masonería es universal porqué sus miembros se pueden reconocer en cualquier lugar ya que poseen el conocimiento de los símbolos, signos, toques y baterías de sus grados. Estos son los signos visibles de la masonería pero en cada uno de los QQ.·.HH.·. esparcidos por la tierra habitan signos invisibles como son, la filantropía y la fraternidad, dos aspectos medulares sin los cuales los trabajos masónicos carecen de sus más sublimes objetivos.

La filantropía es la capacidad de todo masón de entregarse al servicio de la humanidad. Es la posibilidad de conectarse con las necesidades de los demás seres humanos. Pero esa conexión conlleva una caridad activa que lo conduce a acciones que mengüen el sufrimiento y brinden posibilidades de superación teniendo presenta que no existe una persona que lo tenga todo.

Ésta perspectiva trasciende más allá de las buenas intenciones porque, para el masón, la filantropía, es una actividad de la conciencia que enseña a comprender las vidas de los seres que lo rodean buscando para ellos el bienestar, dando lo justo en el momento indicado.

Nos centramos entonces en una filantropía masónica porque en el interior de nuestra orden la practicamos y es una forma de amor por la humanidad donde tratamos de aunar las cualidades más elevadas del espíritu humano, reconocidas en: la misericordia, la tolerancia, la caridad, la compasión, la generosidad, el respeto a la vida, la libertad entre otras, sustentadas en la búsqueda del bien común.
 
Fraternidad.
Una vez iniciado, el candidato aceptado se encuentra no entre amigos sino entre hermanos. La amistad supone el agrado, la fraternidad construye un lazo indivisible que une más allá de los intereses y trasciende las diferencias.

La fraternidad es un espejo donde vemos reflejadas nuestras propias posibilidades de superación, en aras de un aprendizaje de nuestra propia naturaleza a través del otro. Ser fraterno implica muchos vínculos y un ejercicio permanente de respeto, perdón y comprensión.

La fraternidad es lo que engrandece a la masonería y permite que en cualquier lugar del mundo, un masón se sienta entre hermanos, los cuales están siempre dispuestos a dar la vida por defender los ideales de: libertad, igualdad y justicia.

Nuestros Hermanos nos reconocen como masones, porque pertenecemos a una sociedad que busca mejorar a los hombres, para que luego se integren al mundo profano de manera limpia y decida. Estamos unidos a personas de diversas culturas, idiomas y credos. Tenemos el vínculo irrompible de la hermandad, somos uno para todos y todos para uno. Por eso si quieres reconocer a un verdadero masón busca los signos invisibles, una filantropía desinteresada y una fraternidad infinita.

Gran Logia de Colombia con sede en Bogotá
M.·.R.·.G.·.M.·. Alexander Alarcón Camacho

Últimas noticias

Sidebar 1